Lista de deseos vacia.

Cuál es el tamaño ideal para un mate de calabaza ?

mate gourd size

 

La calabaza que usamos por infusionar la yerba mate es el fruto de una planta (Lagenaria siceraria) que se ha cortado, vaciado y dejado secar. Como todo fruto, su tamaño, forma y espesor pueden variar. Si decidimos comprar una, la pregunta que inmediatamente surge es cuál sería la mejor para disfrutar de una excelente yerba mate. 
 
En principio, hay dos cosas a tener en cuenta; el espesor y el tamaño. La forma también es importante pero cumple una función más estética. Las dos primeras hacen a la funcionalidad básica de la calabaza. 
 
El espesor es importante porque determina la durabilidad de nuestro mate. Cuanto más ancha sea la pared de nuetra calabaza, mejor. Le damos mucha importancia a este detalle; no trabajamos con calabazas delgadas.
 
Las calabazas demasiado finas pueden romperse o quebrarse con más facilidad. El tamaño es también muy importante porque va a determinar que capacidad tiene la calabaza. 
 
En la imagen que se ve arriba, se pueden observar distintos tamaños de calabazas con sus respectivas capacidades medidas en mililitros.
 
Recordemos que siempre se debe llenar aproximadamente unos 3/4 de la capacidad total de la calabaza con yerba mate seca. Esta regla de oro es aplicable a cualquier otro recipiente (vidrio, madera, cerámica, plástico, etc) que usemos para infusionar la yerba.
 
Para el tamaño número 1 (pelota de tenis), tenemos una capacidad total de 90 - 110 mL. Esto significa que si seguimos la regla de oro de 3/4, es una calabaza que admite unos 30 - 40 gramos de yerba seca.
 
Para el tamaño número 2, tenemos una capacidad total de 140 - 160 mL, en consecuencia podremos poner entre 45 y 55 gramos de yerba seca. 
 
Para el tamaño número 3, tenemos una capacidad total de 190 - 210 mL, podremos poner entre 55 y 65 gramos de yerba seca.
 
Para el tamaño número 4 (el tamaño de un pomelo), tenemos una capacidad total de 250 - 300 mL, en consecuencia podremos poner entre 75 y 95 gramos de yerba seca.
 
Por qué se debe llenar a 3/4 de capacidad total ? Porque es la medida justa de yerba que vamos a necesitar para que la bebida quede bien espumosa, con buena consistencia y buena duración entre cebadas. Si ponemos poca yerba, obtendremos una especie de sopa donde van a flotar las hojas y los palitos de la yerba. No tendrá mucho gusto y la bombilla se moverá para todos lados.
 
Si ponemos demasiada yerba, no podremos poner la cantidad necesaria de agua para infusionar correctamente.
Hay que tener en cuenta también que la yerba se "hincha" con el contacto con el agua; es decir se hidrata y aumenta su volumen.
 
Es interesante ver como no todas la yerbas reaccionan igual frente a este hecho. Hay yerbas que se "hinchan" más que otras. En ese caso, quizás la "regla de oro" pueda cambiarse ligeramente y poner un poco menos de 3/4 de capacidad de yerba seca. Prueba y error es la clave para el éxito.
 
En general, un buena cebada debe ser "cremosa", con algunas pequeñas burbujas de aire y el tomador debería poder sorber 3 o 4 veces hasta volver a llenar con agua la calabaza.
 
Entonces... cuál es el tamaño ideal ?
 
Esto va a depender de que tan intensa queremos la infusión, si vamos a compartir nuestro mate con otra/s persona/s y durante cuánto tiempo queremos tomar mate.
 
A mayor cantidad de yerba, más fuerte será nuestra bebida, inclusive si usamos una yerba suave. Este detalle casi obvio muchas veces es pasado por alto. Por ejemplo, si tenemos una calabaza número 4 y le ponemos 3/4 de la yerba más suave del mercado obtendremos una infusión mucho más fuerte e intensa que si lo hacemos en una calabaza número 1.
 
Como contrapartida, una yerba muy fuerte en una calabaza número 1 puede tener una intensidad media.
 
Con respecto a la duración de la bebida en buena condiciones, cuanto más yerba tenga nuestra calabaza, más tiempo durará. Es decir, la yerba no se lavará rápidamente. En este punto es bueno recordar que no debemos mojar toda la yerba al cebar ni revolver la yerba con la bombilla.
 
Al principio iremos poniendo el agua donde está clavada la bombilla, a medida que esa zona se moja completamente y la yerba va perdiendo su fuerza, pasaremos luego a mojar los sectores "secos" progresivamente. 
 
Es como regar un jardín con una manguera, lo vamos haciendo por partes. De este modo, podremos disfrutar de un mate largo y apetitoso. 
 
Los tamaños que nosotros más trabajamos son los números 1 y 2 ya que son los más populares. Sobre todo el número 2. Por supuesto que hay también "medidas intermedias": 1.5 - 2.5. Todas las calabazas son diferentes.
 
Si usted quiere un tamaño muy específico, se puede conseguir pero puede llevar más tiempo.
 
Hoy en día en el mercado tenemos la chance de tener mates de todo tipo y forma; cerámica, vidrio, plástico, acero, madera, silicona, etc. Si bien la tradicional calabaza requiere ciertos cuidados adicionales para mantenerse en buen estado, la recompensa final vale la pena.
 
Ningún otro recipiente sino la calabaza natural nos da esos mates espumosos ni esa "cremosidad" que tanto se disfruta.